Segovia. El ciprés de san Juan de la Cruz

Se yergue sobre la luz crepuscular como un jirón oxidado del recuerdo. Y aunque recorta su perfil sobre los últimos destellos, sobre un cielo tembloroso que apenas retiene ya la claridad, parece un signo derrotado, un árbol fuera de su tiempo.

Porque en los actuales momentos de frenesí instantáneo y velocidad acelerada, un trazo vertical que invite al ascetismo, un renglón de leña que suene a verso y a ribera, a hondura mística de sílabas que nacen impulsadas por el agua, parece condenado al olvido.

Y así es. Lo que queda del ciprés plantado por san Juan de la Cruz en lo alto de este bancal asomado al Eresma es sólo un tronco descarnado y seco, que trata inútilmente de ascender a un plano superior de significación, dispararse a la sublimidad y al misticismo, pero que no puede olvidar que sólo es un muñón estéril, un símbolo marchito en estos tiempos de rapidez, banalidad y vértigo

111Segovia. Convento de Carmelitas Descalzos. Ciprés de san Juan de la Cruz.

Entrada etiquetada con ,

2 Comentarios

  1. Fernando Montejo Guerrero dice:

    Como siempre magnífica foto y excelente comentario

  2. Pascual Izquierdo dice:

    Muchas gracias por tus palabras, Fernando.

    La foto está sacada un Miércoles Santo en el convento segoviano de Carmelitas Descalzos donde san Juan de la Cruz plantó un ciprés hoy venerado por los poetas.

    El texto pertenece al libro “Segovia. Guía de la ciudad”, publicado por Oportet Editores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *