La plenitud de las espigas

La imagen lo tiene casi todo: equilibrio, color, profundidad, horizonte ilimitado.

Las pinceladas se extienden por la longitud horizontal de la meseta dibujando una sucesión de trapecios cromáticos que solo la fuerza del color define y delimita. Así, hasta acercarse a la línea final del horizonte, justo en la zona en que se desvanece la precisión de los contornos y se difumina la geometría.

Paisaje que refleja la primavera de Castilla. Surcos tendidos en el páramo y abiertos a la infinita lejanía. Apoteosis callada del color. Plenitud de las espigas.

Captura de pantalla 2018-03-02 a las 9.11.28 copiaBurgos. Cercanías de Fontioso.

Entrada etiquetada con

4 Comentarios

  1. Enrique Baena Peña dice:

    Tanto la fotgrafía como el texto de Pascual Izquierdo están llenos de la mayor sensibilidad, la que revela el verdadero valor de la mirada.

  2. Pascual Izquierdo dice:

    Muchas gracias, Enrique, por tus palabras. Aquí la mirada es doble: la de quien muestra y la de quien ve. Y el enriquecimiento, mutuo.

    Porque se trata de compartir la belleza aprehendida.

  3. Fernando Montejo dice:

    La cercanía y la infinitud, el gran ruido del silencio, la gran belleza de lo simple. Increible la sensibioidad para recoger esta imagen.

  4. Pascual Izquierdo dice:

    Gracias por el apunte, Fernando.
    Quizás más que sensibilidad, una mezcla de sensibilidad y oficio. O el haber aprendido a lo largo de muchos años a ver la imagen como un cuadro. Como un cuadro que puede ser captado por el ojo (o la cámara) y puede ser descrito con el lenguaje adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *